Ayer, 21 de Octubre, tuvo lugar en Hong Kong el esperado debate entre miembros del Gobierno hongkonés y dirigentes de la Federación de Estudiantes de Hong Kong. El debate tuvo lugar dos semanas después de que Carrie Lam lo cancelara, presuponiendo que las conversaciones no aportarían ninguna solución

debate-hong-kong
Momentos antes de comenzar el debate. Foto: SCMP

Tras unas semanas de tensión en las calles y un cruce de declaraciones a tres bandas, entre los gobiernos de Pekín y Hong Kong, con similares diagnósticos, y los manifestantes, en su particular diversidad, las conversaciones, finalmente, han tenido lugar.

Datos sobre el Debate en Hong Kong

miembros-del-debate

Federación de Estudiantes de Hong Kong: Alex Chow, Ley Nathan, Yvonne Leung, Eason Chung, y Lester Shum.

Gobierno de Hong Kong: Carrie Lam (Secretaria en Jefe -Nº2 del Gobierno-), Rimsky Yuen (Secretario de Justicia), Raymond Tam (Secretario de Asuntos Constitucionales y de China continental), Edward Yau (Director de la Oficina del Jefe del Ejecutivo) y Lau Kong-wah (Subsecretario de Asuntos Constitucionales y de China continental).

Durante las dos horas que duró el debate no pudo vislumbrarse una resolución definitiva. La postura que ha mantenido el Gobierno de Hong Kong hasta la fecha, quedó fielmente reflejada en los discursos de sus representantes. Carrie Lam, que abriría el debate, dejó desde el primer momento un mensaje claro y directo, por encima de la Ley no existe ningún espacio de diálogo.

«Hong Kong no es una entidad independiente, es una Región Administrativa Especial y no puede decidir por sí sola su desarrollo político,… el Gobierno central tiene una función constitucional que desempeñar a este respecto.”

Para redondear la línea argumental de Carrie Lam, Rinsky Yuen, arguyó que la primacía de las decisiones políticas, pertenecen a la Asamblea Popular Nacional (APN) y, por tanto, es ésta la única que puede modificar la Ley Fundamental y, añadió, la única que puede implicarse en la reforma política. No obstante, se mostró positivo por el hecho de que para 2017, pueda establecerse la nueva norma electoral, “una persona, un voto”.

En la línea de mostrar las reformas alcanzadas como un paso más en la democracia, Raymond Tam, remarcó el avance que supondrá la reforma electoral de 2017, así como los avances que ésta traerá. Además, planteó la posibilidad de crear un “canal sistémico” para que el público exprese sus puntos de vista sobre los posibles candidatos a las elecciones del ejecutivo.

Para finalizar, Carrie Lam expuso una lista de cuatro puntos sobre los que trabajar para mejorar el desarrollo democrático  y con vistas a las elecciones de 2022. En ellos se plantea seguir desarrollando el procedimiento de nombramientos de cara a las elecciones de 2017, continuar con las reformas, colaboración de los estudiantes para el desarrollo de las reformas constitucionales y, por último, elaboración de un informe de la situación para enviar al Comité Central.

Lam comenta que la reforma política es un tema complicado y sensible, que debe responder a un máximo consenso, y no solo una visión de los hechos. Ademas, añadió que no enviaría un nuevo informe a la APN, pero que sí valoraría informar al Ministerio de Asuntos Exteriores, porque las movilizaciones han sido significativas.

Al comienzo del debate, Alex Chow puso sobre la mesa las últimas declaraciones hechas por el ausente  Jefe de Gobierno, Leung Chun-ying, que han traído una gran polémica, debido a que expuso como argumento para rechazar la elección abierta del Jefe de Gobierno, el temor a que un candidato pobre pudiera llegar al poder, con el riesgo de dar a los ciudadanos más pobres un consecuente y desmesurado apoyo político.

El pueril corolario de Leung Chun-ying fue fácilmente rebatible con una analogía mucho más real y visible en la actualidad, el favoritismo e influencia política de los grandes conglomerados industriales.

Yvonne Leung y Nathan Law plantearon la posibilidad de anular las directrices de la APN, basándose en el principio constitucional por el cual, si una decisión de la APN no es apropiada, ésta puede retirarse, aludiendo claramente a la condición de que un candidato debe “amar al país y a Hong Kong”, por lo que se estaría privando a muchos ciudadanos de presentarse a las elecciones.

En líneas generales Yvonne Leung, Lester Shum y Alex Chow, señalaron la pasividad del Gobierno frente a las protestas y la falta de voluntad política para tomar el control de las reformas políticas de Hong Kong que, pese a  estar sometidas a la aprobación de la APN,  éstas deberían ser una iniciativa del Gobierno de Hong Kong. Además, reiteraron la necesidad de plantear alternativas para evitar que el conflicto se prolongue.

Tras la finalización del debate parece que las posturas siguen estando distantes. Es necesario mencionar que al debate no asistieron representantes de Occupy Central  ni de Sholarism, lo que supuso una decepción, máxime cuando durante el debate dos de los representantes del Gobierno de Hong Kong, Edward Yau y Lau Kong, ni tan siquiera hablaron.