Un pequeño homenaje a los 43 estudiantes asesinados en Ayotzinapa cuando se cumple un año de esa matanza y que el gobierno no pretende resolver. A las más de 7 mil mujeres desaparecidas y 48 mil niños robados de los cuales el gobierno mexicano es culpable. Las fuerzas armadas nos protegen, son los políticos quienes están desangrando a nuestro país.

Existe una cosa que no puede alcanzar ni la falsedad ni la perfidia y que es la tremenda sentencia de la historia. Ella nos juzgará. Benito Juárez

El pasado 15 de septiembre en México se celebró el “Grito de Independencia”. En esta fecha el Presidente de la República realiza todo un ritual político para salir al balcón de Palacio de Gobierno, en el Zócalo de la Ciudad de México y dar “el Grito”, una arenga patriótica, que sirve para recordar el año de 1810 en donde Miguel Hidalgo junto con los habitantes de un pueblo se levantaron en armas para independizarse de España.

Un día después desfilan las fuerzas armadas junto a ese balcón para mostrar su lealtad al Presidente en turno. Debo decir que gracias a esos hombres y mujeres de las fuerzas armadas mi país no ha terminado de hundirse. Esa arenga patriotera sirve realmente para que el Presidente se luzca ante México y la prensa internacional, además de ser un termómetro para conocer su aceptación ante el pueblo que lo eligió.

A 205 años de que la Republica Mexicana iniciara su Independencia, no es ni soberana ni independiente, para muestra dos situaciones: está bien documentado que la malograda “Reforma Petrolera” en mi país fue hecha por Hillary Clinton y algunos think-tanks estadounidenses para que obtengan recursos petroleros necesarios de México, así, en el futuro los americanos podrán hacer frente a China y Rusia sin necesidad de andar haciendo guerras en otros lados y gastando dinero que no tiene; dos, en México lo que comemos lo tenemos que importar, no tenemos siquiera soberanía alimentaria.

Pero este Grito sí demostró que a Peña Nieto el pueblo de México no lo quiere, debido a sus incompetencias, corruptelas e ignorancia, además de políticas entreguistas. Su administración está acabada, cada vez va más en picada y eso que falta todavía la crisis de 2016.

Doce días antes en China se celebraba el desfile militar que conmemoraraba el 70 aniversario de su victoria sobre los japoneses y el término de la Segunda Guerra Mundial, que costó más de 14 millones de nacionales muertos a manos de los nipones. Debemos entender que ese desfile también envía varios mensajes. El primero, y al cual apelan los más simplistas, dice que ese acto militar es la forma en que el gobierno mete a la cabeza de los chinos un sentimiento nacionalista de odio en contra de países extranjeras como Japón y Estados Unidos. La historia de la cual nadie escapa enseña como China sufrió invasiones y humillaciones por parte de estas potencias antes señaladas para luego ser sometida a tratados humillantes y, durante décadas, ser pisoteada. Escribo para un colectivo español y no pretendo culpar a los españoles de las desgracias que suceden en mi país. La culpa de los males de México son sólo de los mexicanos por ignorantes y agachones, no va conmigo el culpar a otros, pero aquí, el gobierno pretende olvidar y hacer olvidar a la gente que no hemos sufrido agresiones de países como Estados Unidos mientras nos continúan saqueando y llenando de armas para que nos matemos.

En China en 1996 se escribió un libro titulado “China Can Say No” (China puede decir no) escrito por poetas y editores en donde se menciona que potencias extrajeras como Estados Unidos les habían faltado al respeto reiteradamente por entrometerse constantemente en su vida nacional, también, se menciona las masacres sufridas a manos de los japoneses. El escrito se convirtió en un “mantra” en China porque mencionaba que para ese momento, aquella nación había dejado de ser débil, y entonces debía y podía “decir que no” a toda esa injerencia. Aquí tomó fuerza nuevamente esa parte de lo que se conoce como juventud enfadada (憤青; Fenqing), jóvenes que entienden que su fuerza como país gira en torno a su nacionalismo. Ellos critican ferozmente y con conocimiento de causa a esas naciones extranjeras. Recordemos como ejemplo el bombardeo que la OTAN realizó en contra de la Embajada de China en 1999, en Belgrado. La OTAN se disculpó y alegó que se equivocó pero fue poco creíble, ya que era el único edificio en el lugar.

En este 2015, China sortea los embates de una crisis económica, pero ese desfile militar muestra cada año como esa nación se encuentra unida en torno a ese nacionalismo que pasa por la enorme Avenida de Chang’An, reverencia a un hombre como Mao Zedong a las puertas de la Ciudad Prohibida y saluda a su máximo líder, Xi Jinping. Beijing no maneja campañas de odio para su gente, pero a nadie se le olvida cómo fueron humillados, y si lo recuerdan es para que la gente lo tenga presente y jamás vuelva a ocurrir.

En México el 92% de la banca esta extranjerizada, somos el único país en el mundo con esa condición y, el petróleo y otros sectores neurálgicos, están privatizados o a punto de estarlo como el agua. Eso hace de México un país débil, deshecho, manipulado y expuesto al vaivén de lo que pasa en el mundo. En China le recuerdan a la gente su identidad, que su ejército está para salvaguardarlos y no para ser utilizado por corruptos para matar a su pueblo. Eso no es lavarles la cabeza, eso es historia. Ya lo dijo muy bien Marco Tulio Cicerón: “un pueblo que olvida su historia está condenando a repetirla”. La muestra es mi país, así que China no envía mensajes simplistas de odio a su pueblo, afianza su nacionalismo.

En ese desfile militar se mostraron 500 piezas de artillería de última generación, una gran variedad de su arsenal de misiles nucleares y al “portador de la muerte”, un misil DF-21D y todas sus variantes de misiles intercontinentales con la finalidad de mostrar el poderío chino al mundo y su cooperación con otro grande en la geopolítica, Vladimir Putin. Ese mensaje llegó claro a occidente, sobre todo a Estados Unidos, que basa su poder en la invasión, muerte, robo de hidrocarburos e injerencia en políticas internacionales.

Hoy Estados Unidos vuelve a armar a su antigua víctima, Japón, a pesar de que los ciudadanos japoneses se oponen a que los estadounidenses establezcan bases militares en su país. El pretexto son las Islas Diaoyou, las cuales son de China. Japón sólo es un peón en el ajedrez del país americano para provocar a los chinos. Este desfile es un escaparate de la eclosión militar y diplomática de la Republica Popular, dando cuenta al mundo de que son pacíficos, pero demostrando que pueden defenderse con la tecnología más avanzada y que el pueblo está unido en torno a Xi Jinping, a su gobierno y a sus fuerzas armadas. Recordando que ahí no habrá “Revolución de Colores” porque en China la familia gira en torno al gobierno. Los chinos recuerdan muy bien su historia, aman la paz, pero jamás permitirán que se les vuelva a humillar, a diferencia de México, que somos un pueblo ignorante y preferimos olvidar con tal de continuar con nuestro status quo.

Alfredo Jalife-Rahme, especialista en temas de geopolítica, mencionó algo que pocos pueden entender, pero que es muy real y peligroso. Con todo el petróleo que está regalando a Estados Unidos el gobierno mexicano un día de estos los mexicanos nos enteraremos que Norteamérica (EE.UU.,Canadá y México) declaró la guerra a China.

Veremos que sucede con la visita de Francisco, Vladimir Putin y Xi Jinping a la ONU en Estados Unidos, el futuro del mundo depende de esos tres estadistas que requieren resolver en primera instancia la situación de Siria. Mientras en México seguiremos peleando para que nuestros bienes se queden en nuestro país, para nuestro beneficio y se terminare con estos regímenes de muerte, corrupción e ineficiencia que nos están llevando a un país colonizado y desangrado.

Compartir
Mi nombre es Omar Campos, soy mexicano de nacimiento y chino de corazón desde que llegué por primera vez a esa nación. Soy profesor de universidad en temas de Economía, Administración y Reingeniería de Procesos, además de empresario. He terminado de escribir un libro titulado “Shanghái, la casa del águila” que algún día veré publicado y que espero alguien lo lea. Amo China, más Shanghái, es mi segunda casa, Pekín es hermoso pero me causa angustia su tamaño, el hermoso Hangzhou se robó algo de mí. Me tocó caminar en una nación que acabó por cambiarse a sí misma y al mundo mientras recorría sus calles, estuve en su presentación al mundo en 2008 y quiero compartir con los lectores mi visión de esta fascinante nación. Hoy mi país vive una desastrosa guerra que nos tiene sumidos en una enorme fosa mortuoria, la corrupción es cínica y una forma de vida; las comparaciones son ociosas más entre países tan distintos, pero China, México y el mundo no son tan diferentes. Entender cómo se transformó China podrá ayudarnos a cambiar al mundo y a entender nuestro entorno global desde un punto de vista humanista.
  • Camilo Estrada González

    Estoy de acuerdo en lo general pero hay tres cosas que me llaman la atención por su inexactitud. Primera, la que ya comentó Manuel Hervas en Facebook (el ejército sí ha estado contra el pueblo: Tiananmen). Segunda, cómo puede alguien que defiende a México seguirles llamando “americanos” a los estadounidenses (lo siento, soy lingüista y no cederé en eso). Tercera, el gobierno chino sí que manipula al pueblo contra los japoneses (por lo menos), basta ver la cantidad de programas televisivos donde los malos son los nipones. Le doy clases de inglés al hijo de mi jefe (chinos ambos). Baso la clase en sus intereses, y al niño le encanta dibujar. No hay día en que no dibuje una guerra entre los chinos buenos y los malditos japoneses. Eso ya está en el tuétano de los chinos, lo quieran o no, y es gracias a su gobierno.

    • Omar Campos

      Hola, primero agradecerles el tiempo por tomarse al leer el artículo y segundo decir que siempre hemos de tener opiniones diferentes pero un buen debate puede llevarnos a encontrar algunos puntos comunes.
      Al escribir y decir que el ejército chino no está para asesinar a su pueblo es porque esa institución hoy por hoy es respetada, vista con honorabilidad en toda China y porque se reconoce el esfuerzo de la Comisión Central Militar por hacer una “purga” de miembros deshonrosos. Actualmente el ejército chino, que es entrenado como en cualquier parte del mundo para usar fuerza letal, ahora va por China ayudando a su población en casos de urgencia, lo que ha “humanizado” a esa institución ante su gente. Tiananmen tiene muchos trasfondos como las “revoluciones de colores” que son mecanismos de intervención extranjera indirecta. Estados Unidos con la CIA y otros países como Inglaterra financiaron ese movimiento en 1989 a través de Hong Kong, siendo esta colonia inglesa para que los disidentes tumbaran al gobierno comunista. El hecho que más fue tomado como bandera de democracia fue cuando un hombre se paró enfrente de una columna de tanques y no les permitió continuar. Si algo hemos visto a la hora de actuar de los chinos es que cuando dan una orden lo hacen, sin importarles la opinión internacional, un sólo hombre ante una pila de armatostes hubiera sido aplastado y no fue así porque el gobierno ordeno no disparar, ni ellos mismos querían iniciar ese conflicto porque calculaban lo desastroso que iba a ser, mi opinión muy personal “los obligaron a entrar al conflicto” un grupo muy bien dirigido.
      En México puedo decir con conocimiento de causa que el ejército son hombres y mujeres que tienen que actuar no por decisión suya, si no por marranos vestidos de traje que eliminan a gente de bien y que les hace frente para que ellos puedan seguir haciendo porquería y media. Y si esos hombres y mujeres no acceden acaban en la cárcel, muertos o con consecuencias para su familia, por eso sin temor a equivocarme digo que el Ejercito Mexicano y la Marina no son culpables de tantos muertos, son los políticos.
      El odio contra los japoneses es muy añejo, pero lo que más les lastima es la segunda invasión japonesa con pretexto de un ferrocarril. Los japoneses fusilaron a cientos de hombres, los quemaron vivos, los decapitaban con katanas en un juego de ganar puntos, los enterraban vivos mientras se los devoraban los gusanos de la tierra, a los bebes y niños no les fue mejor y a las mujeres aparte de violarlas llegaban a amputarlas, sacarlas las vísceras vivas, quemarlas con químicos y demás atrocidades. Creo que hay explicación a ese rencor. Yo NO estoy de acuerdo en nacionalismos radicales en contra de extranjeros. Además bien manejados esos rencores porque se manejan en ambos países pudieran causar muchas desgracias, pero también los comprendo cuando vez todo eso y Japón tampoco hace mucho por mostrarse más humilde con el tema. Es fácil decir que lo olviden pero cuando entiendes eso al menos yo los respeto y ya no los critico

      • Estudiante Asiduo

        Omar omar, no sé cómo dices que eres profesor,qué enseñas?. para empezar Estados unidos y japón son los malos y el goboierno chino es el bueno. verdad?. Pero que idiotez. Dejemos de pensar en semejantes sandeces . La segunda guerra ya acabo.

        Que idiotez es esa de decir frases como” hemos sufrido agresiones de países como Estados Unidos mientras nos continúan saqueando y llenando de armas para que nos matemos” ” lo que comemos lo tenemos que importar, no tenemos siquiera soberanía alimentaria”. Y que quieres producirlo todo?. Un día escribiras: tenemos que importar un oso polar porque no podemos hacer nacer los nuestros propios aqui!. Así eres profesor de economía?. Por favor.. Prefiero mil veces vivir por este lado el mundo donde puedo decir lo que me de la gana sin temor a que el gobierno me encarcele , que vivir por allá con el temor de no hablar demás. El pueblo norteamericano y el japones no quieren guerra, no quieren pisotear a nadie así como estoy seguro que el pueblo Chino tampoco lo quere hacer; pero viven en una dictadura!!!!. Y vivir en un libre mercado puede logara que un pueblo se alinebnte de cosas que no puede producir al igual que otrso puebloss e aliemnten de lo que solo tu pueblo produce y eso no es alienación

        Mientras sigamos fomentando estos odios estúpidos, no llegaremos a nada bueno. Puede que haya uno o dos gobernantes malos , eso sí, como lo fue Hitler, como lo fue Stalin, o como lo fue el mismo Mao bajo los cuales millones de personas murieron. Pero no puedo decir que los alemanes, los rusos o los chinos son malos.Los europeos se mataron entre sí casi dos mil años, pero ahora eso quedó atrás.

        Una verdadera pena que siga existiendo gente como tú y encima que enseñe. Los verdaeros enemigos de China, Usa y Japon son las mafias, lo violadores, los narcos, los terroristas y los extremistas que existen en todas partes del mundo y que gracias a ti se alimentan de información con sentido retorcido y poluto. La histroia hat que recordarla pero para no seguir a infames personas que creyeron teber toda la evrdad y que alimentaron odios y nacionalismos estúpidos. Ojalá algún día deje de haber naciones y sólo seamos todos terrícolas.

  • etzili

    Estimado: Gracias por compartir el escrito. Solo me gustaría señalar que Alfredo Jalife es de la peores referencias que uno puede tener cuando se habla de China o relaciones internacionales; sus escritos se basan en el alarmismo, rayando en el amarillismo, con el objetivo de vender su imagen… de hacerse famoso pues. Encuentro este texto lleno de imprecisiones, o de un estilo “Jalifiano”. ¿En qué se basa para afirmar que las islas Diaoyu son de China? Dado que es una aseveración temeraria. ¿Japón es solo un peón del poder “americano” (en esto debo coincidir con el texto que me antecede sobre la palabra “americano”)? Si bien Estados Unidos es un factor importante de presión política, Japón también tiene su propia agenda regional. ¿El futuro del mundo depende de lo que el papa Franciso, Vladirmir Putin y Xi Jinping hagan en relación con Siria? Francisco solo mencionó a Siria una vez en su discurso, así que no es muy importante para la Iglesia católica lo que pase allá. Tal vez a los otros dos sí, pero faltó mencionar al liderazgo estadunidense, que si es fundamental para comprender qué pasa en Siria. Por último, y a manera de comentario puramente personal más que académico, trata de hablar solo de ti cuando digas que “somos” un pueblo ignorante. Hay mexicanos muy críticos de su gobierno, y la complejidad de nuestra situación es mucho más vasta para solo lanzar una aseveración tan simplista. ¡Saludos!

    • Omar Campos

      Estimado:
      Primero: Los artículos del señor Jalife son controvertidos, se han discutido a fondo y muchas veces han resultado ser ciertos, lo que causa ser visto como controversial, que ha llevado a que algunos lo descalifiquen sobre todo ne planos personales. He tomado como referencia una nota de él, mas no el articulo esta basado en sus pensamientos, disto mucho de tu opinión sobre alarmismo…
      Segundo: En que me baso para decir que Diayou son de China: Después de la Primera Guerra Sino japonesa en el sigo XIX Japón obligo a firmar a China el Tratado Shimonoseki en donde le quitó grandes territorios incluidas estas islas que estaban bajo administración china desde el siglo XIV. Debido a que Japón comenzaba su revolución Meiji. Te recomiendo leas cosas no tan simplistas y puedas comprender no sólo las perspectiva occidental.
      Tercero: Cada país tiene su agenda pero hemos visto en historia, noticias y artículos como Estados Unidos impone su agenda militar. La prueba es México con el Plan Mérida, plan Puebla-Panamá, y muchas regiones de América Latina, África y en general el orbe. Mencione “país americano” porque Estados Unidos es un país localizado en América. Nuestro otro “lector” menciono que estaba mal utilizado americano para referirse a los estadounidenses, si aunque ese gentilicio siempre ha sido utilizado, creo mas bien es cuestión de percepción y sensibilidad.
      Cuarto: Referir a que “somos ignorantes” es porque en México mas de 60 millones viven en la pobreza, sin acceso a servicios básicos, y desconocen aun con educación superior los hechos, su única fuente de información es noticias apegadas a políticas gubernamentales. Como profesor me da “curiosidad” ver como jóvenes de universidades privadas ni siquiera saben que acontece en su país, así que sin temor a equivocarme y como generalidad digo “somos” si tu no, que bueno…oajala hubiera gente mas informada como tú, con la cual se pudiera debatir…saludos…

      • etzili

        Estimado: ciertamente las opiniones de Jalife son controvertidas, pero pienso debí aclarar que en un plano puramente académico las aseveraciones del escritor son imprecisas, hasta cierto punto irresonsables. Su libro “China irrumpe en Latinoamérica ¿Dragón o Panda?” es muestra de esto, ya que es una obra sin una naturaleza académica y, por ende, con poco contenido analítico. Es bueno que solo hayas tomado una parte de su pensamiento, pero percibo que tu estilo es similar al de él, no que tu pensamiento lo bases en él.
        Lo de las islas Diaoyu/Senkaku, me parece que te haría falta leer un poco de historia del Este Asiático. China y Japón siempre se basan en la historia, pero la verdad es que ninguno de los dos tiene razón, y ahí radica la complejidad del asunto. Las islas Diaouyu/Senkaku antes del S. XIV fueron parte del Reino independiente de Ryukyu, que después se volvió tributario de China, y después de Japón, por iniciativa propia y no por una invasión de ejércitos chinos o japoneses. Mi perspectiva, precisamente, es crítica de la perspectiva occidental, pero tampoco pretendo aceptar un punto de vista sinocéntrico.

  • Pingback: México declaró la guerra a China()